El jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Santiago Cafiero y el ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Claudio Moroni, encabezaron en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, el lanzamiento del Programa de Fortalecimiento Federal para la Erradicación del Trabajo Infantil “Promotores de Infancias Libres de Trabajo Infantil”.

El acto contó con la presencia del ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo; la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; la presidenta del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz; Pamela Ares, Presidenta de la Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (CONAETI); Marisa Graham, Defensora de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Nación; representantes de centrales obreras de Red de sindicatos para la erradicación del trabajo infantil; representantes de la Red de empresas para la erradicación del trabajo infantil, la OIT (Organización Internacional del Trabajo) y UNICEF y la diputada provincial Marisol Merquel.

“Es moralmente inaceptable que haya pibas y pibes que estén destinados al trabajo, a la explotación laboral y no estén educándose o jugando, criándose como se tienen que criar los niños” aseveró el jefe de Gabinete y puntualizó que “los niños son el futuro, y son nuestro presente”.

Del mismo modo, el ministro de Trabajo Claudio Moroni, manifestó: “Es un objetivo del gobierno nacional la erradicación del trabajo infantil y la protección del trabajo adolescente, pero necesitamos el trabajo territorial porque si las políticas nacionales no capilarizan, no funcionan”. Moroni precisó en ese sentido que “no hay posibilidad de que la Nación pueda llegar a pequeñas situaciones particulares sin el compromiso del poder territorial. Las políticas que se están tomando van en ese sentido. Se requiere la sanción, pero también el trabajo incesante de todos nosotros y de estas redes de funcionamiento.”

“Hoy tenemos en cada una de las provincias argentinas, una comisión provincial de erradicación del trabajo infantil. Es la primera vez que construimos un programa tan federal, ya que estamos en los 24 distritos de la Argentina y llegamos a 146 localidades. Desde el primer día el presidente nos dijo que hay federalizar la gestión, sino solo queda entre nosotros” sostuvo por su parte Pamela Ares, quien resaltó que “este programa beca a 300 personas pero hay otras tantas, funcionarias y funcionarios de gobiernos locales que nos pidieron participar y capacitarse”.

Marisa Graham señaló asimismo que: “se ha hecho mucho por los ingresos familiares, y eso ha permitido que haya menos trabajo infantil, y que los niños y niñas, y los adolescentes tuvieran que salir menos a trabajar”, y a su vez, afirmó: “necesitamos trabajar en una base de datos para saber de donde partimos a la hora de aplicar las políticas, y también que haya más inspecciones y más capacitación de los inspectores para castigar a aquel que explota a los menores. Hay que pedirle al poder judicial que cuando haya una denuncia por explotación infantil no se archiven las causas”.

En este contexto, la diputada provincial Marisol Merquel afirmó: “Formamos parte de un proyecto político que vino a reconstruir el país en todas sus dimensiones, y uno de estos objetivos centrales tienen que ver con garantizar y ampliar derechos». Asimismo, aseguró: «Es fundamental que promovamos políticas públicas efectivas para estrategias de prevención y detección del trabajo infantil y el trabajo adolescente».

En 2019 las Naciones Unidas declararon al 2021 “Año Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil”. La Argentina viene ejerciendo el liderazgo en la promoción de este compromiso internacional desde el año 2000, cuando mediante el Decreto Nº 719/00 se crea la Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (CONAETI) en el ámbito del Ministerio de Trabajo Empleo y Seguridad Social (MTEySS) para la atención y promoción de mejores condiciones de vida y en la defensa de los derechos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes.

Su creación se enmarca en la propuesta de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de conformar mesas con organismos gubernamentales y no gubernamentales destinadas a aunar esfuerzos para enfrentar esta problemática social que, por su complejidad, necesita un abordaje conjunto de estos sectores.